Templos en las ciudades, pero las instituciones en el Campo

“El Señor nos ha indicado repetidamente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas. En esas ciudades debemos tener casas de culto, como monumentos de Dios, pero las instituciones destinadas a la publicación de la verdad, a la curación de los enfermos y a la preparación de los obreros deben

egw

establecerse fuera de las ciudades. Es especialmente importante que nuestra juventud sea protegida de las tentaciones de la vida en la ciudad. { DCC 30.3; CL.31.1 }

Previous Entries AUDIO: EEUU ataca a Siria y asi se encamina todo al Armagedón Next Entries APOSTASÍA ALFA: Carta 300, 1903, Por Elena White, Dirigida al Dr. Kellogg